Imprimir
En estas fechas en las que sí o sí siempre cae algún dulce poco o nada saludable, hemos querido diseñar estos polvorones de canela para que podáis seguir la tradición, pero de forma saludable. polvorones-de-canela-4

Ayer fui a comprar, como cada semana, a una tienda BIO. Entonces me puse a ver el mostrador de los productos navideños y sus ingredientes. Me di cuenta de lo mal que muchas marcas lo están haciendo: margarinas, un montón de azúcar, sirope de ágave, harinas,…

Lo siento, pero aún siendo BIO y de consumo ocasional, NO estoy de acuerdo con este tipo de productos.

Y entonces esta mañana me adentré en la cocina y pensé en los ingredientes de los polvorones tradicionales: harina, manteca de vaca/cerdo, azúcar blanco, canela, y a veces almendra molida o cacao. Y me puse a ello en su versión saludable y BIO.

¡A ver qué te parece!

Material culinario

Un procesador de alimentos o molinillo (nosotros molemos en el accesorio pequeño Le Blender, de Magimix, principalmente por su potencia, por ser de vidrio y por tener cuchillas de acero inox intercambiables y fácilmente lavables).

Un bol de vidrio.

Una cuchara de madera.

Papel para polvorón (se puede adquirir en cualquier papelería).

Tiempo necesario

10 min de preparación.

Ingredientes BIO y en crudo (para 10 polvorones de tamaño medio).

  • 100 gramos de almendra (preferiblemente deshidratada tras haberla puesto a remojo durante 12-24 horas, evitando así sus antinutrientes, y pelada).
  • 100 gramos de coco en polvo (o sino también puedes comprarlo rallado y luego lo mueles, te saldrá más económico e incluso sabe mejor, pero recuerda molerlo bien hasta que veas que incluso echa parte de su aceite).
  • 2 cucharadas soperas de miel de calidad (de esa que cristaliza).
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 cucharadas soperas de aceite de coco virgen (opcional, y de no echarlo, añadir más aceite de oliva).
  • 2 cucharadas soperas de canela en polvo.
  • 2 cucharadas soperas de cacao puro en polvo.

polvorones-de-canela-1Procedimiento

  • Moler las almendras y el coco, por separado.
  • En un bol, mezclar los aceites con 1 cucharada sopera de canela, y con toda la miel y el cacao.
  • Añadir las almendras molidas y el coco rallado. Mezclar.
  • Humedecerse las manos e ir dando forma a cada polvorón. El secreto es ir cogiendo porción a porción y apretarla bien entre las manos, para amalgamar y que todo se cohesione. Se van colocando sobre un plato.
  • Por otro lado, mezcla parte del coco rallado con la canela en polvo restante. Con ello, reboza los polvorones.
  • Finalmente, corta el papel de polvorón a modo de rectángulos, y envuélvelos al gusto.
  • Déjalos reposar en la nevera, y sácalos un rato antes de consumirlos.
¡ A disfrutar !

polvorones-de-canela-3

¿Por qué esta receta?

Tienes muchas posibilidades para postres saludables, y estos polvorones son una receta maravillosa para poder disfrutar de las Navidades de una forma saludable y sin malestares posteriores.

Aceite de oliva

El aceite de oliva se elabora a partir del fruto del olivo (Olea europea), la oliva. Una verdadera maravilla de alimento. Todo un lujazo poder disponer de aceites de oliva de calidad en España.

El aceite de oliva es fuente de ácidos grasos moninsaturados omega 9 (72.96 g/100g, que estimula el sistema inmune y protege frente a infecciones y cáncer), polifenoles (como el oleocantal, con acción anticancerígena), vitaminas A (protección de mucosas) y E (antioxidante en medios lipídicos).

Las variedades más ricas en polifenoles son: cornicabra, coratina, picual y changlot real.

Incrementa las HDL y disminuye las LDL, y gracias a su gran riqueza en omega 9 y en fitoquímicos (polifenoles y tocoferoles), previene la enfermedad cardiovascular. (Más información en estudio PREDIMED).

CONSEJOS CULINARIOS:

Elige un aceite de oliva virgen extra (AOVE), ecológico y de primera presión en frío (o extraído mediante procesos mecánicos), que esté presentado en botella de vidrio opaca, y bien cerrada.

Mejor, consúmelo crudo. Si cocinas con él, siempre a baja temperatura. Un aceite humeando significa un aceite lleno de grasas trans (que ya se forman a más de 70 ºC, y que se relacionan con el incremento en un 150 % más que las grasas saturadas en la Enfermedad Cardiovascular, la cual es la principal causa de muerte en España), además también se formarán benzopirenos y acroleínas, sustancias potencialmente cancerígenas. Y sobre todo, no lo reutilices.

Cacao

El cacao (Theobroma cacao) es un árbol que crece en la región ecuatorial. “Theobroma” significa “alimento de los dioses”, en griego.

Es fuente de minerales, proteína y fibra. Además destaca su alto contenido en polifenoles como la quercetina (25 mg/100g), catequina (20,5 mg/100g), epicatequina (70,36 mg/100g), epicatequina 3-o-galato (5,170 mg/100g), proantocianidinas, ácido ferúlico (24 mg/100g), resveratrol (0,04 mg/100g), lignanos (0,043 mg/100g). También es rico en poliaminas (0,4 mg/100g) y fitoesteroles (126 mg/100g).

El cacao es fuente de Ca (128 mg/100g), Fe (13,83 mg/100g), Mg (499 mg/100g), P (734 mg/100g), Zn (6.81 mg/100g). Fuente de polifenoles flavanoles (7.000 mg/100g), que ayudan a prevenir posibles complicaciones en la diabetes tipo 2, por ejemplo. Una ingesta diaria de 200 mg de flavanoles sería necesaria para ayudar al mantenimineot de la elasticidad de los vasos sanguíneos, contribuyendo así a una circulación normal.

También es fuente de anandamidas, responsables de la producción de endorfinas endógenas. Fuente de feniletilamina, cafeína (100mg/100g) y teobromina (2.500 mg/100g), responsables de su efecto estimulante y de la mayor sensación de energía.

Todo ello supone una bomba muy saludable para nuestro organismo. Te animamos a poner “cacao” en la barra buscadora de la web, y podrás ver las recetas que hemos diseñado con este magnífico alimento.

Recuerda elegir cacao lo más puro posible, y BIO. Piensa que una tableta que ponga “50% de cacao” significa que la otra mitad de la tableta será azúcar y/o leche.

Canela

La canela es la corteza interior seca de árboles del género Cinnamomum, de Asia tropical, pariente lejano del laurel. Cuando se corta la corteza se enrolla formando unos canutos, que son las ramas de canela que se comercializan.

La canela fue una de las primeras especias que llegaron al Mediterráneo. Los egipcios la empleaban para embalsamar.

Existen varias canelas, pero las que más se comercializan con la asiática (C. cassia, C. loureirii, C. burmanii)y la de Ceilán o de Sri Lanka (C. verum y C. zeylanicum). La primera es más robusta, más fuerte, de sabor más amargo y picante (debido al cinamaldehído, un compuesto fenólico) y se enrolla en forma de doble espiral; en cambio, la segunda es más delicada, quebradiza, con sabor más dulce y se enrosca en forma de una sola espiral.

Es increíblemente maravilloso saber la gran variedad de nutrientes y fitoquímicos que tiene: calcio (1.002 mg/100g), hierro (8,32 mg/100g), magnesio (60 mg/100g), fósforo (64 mg/100g), potasio (431 mg/100g), zinc (1,83 mg/100g), betacaroteno (112 µg/100g), vitamina E (2,32 mg/100g), vitamina K (31,2 µg/100g), y proantocianidinas (8.083 mg/100g).

Estudios reflejan que la canela ayuda a reducir la glucemia (niveles de glucosa en sangre) y que baja la presión sistólica y la diastólica.

En Medicina Tradicional China siempre se la considera un alimento de naturaleza templada, por lo que siempre se recomienda en las épocas más frías del año, o bien para aquellas patologías que cursen con “frío” o “humedad” o “viento”.

Por ello, en base a la MTC, calma el dolor, favorece la circulación de la sangre y promueve la sudoración. Así será útil en dolores reumáticos, resfriados, dolor menstrual o dolor abdominal por frío o falta de apetito.

Sin duda, si tenéis frío prepararos una infusión de jengibre y canela y os aseguramos que entraréis en calor rápidamente.

Coco

El coco es el fruto de Cocos nucifera, una palmera grande, de 30 metros de altura, más pariente de las gramíneas que de los otros árboles que dan “frutos secos”. Cada año se producen unos 20.000 millones de cocos, principalmente en Filipinas, la India e Indonesia. Y esa es la parte que menos nos gusta, porque todo el coco (y sus derivados) que compres vendrá de la otra parte del planeta. Lo cierto es que su sabor, su versatilidad en la cocina y todos los beneficios que reporta sobre la salud hacen de este alimento una bomba de salud. Puntualmente hacemos la vista gorda en casa y entran cositas como esta.

Del coco se pueden obtener: agua y pulpa, de la que a su vez se puede obtener leche y/o aceite de coco.

Su agua es rica en sodio, potasio y azúcares. Su pulpa es rica en fibra. Y su grasa es totalmente saturada, pero formada por ácidos grasos saturados de cadena media, muy beneficiosos para la salud intestinal. Esta grasa es muy termorresistente, por lo que durante parte del siglo XX, fue el aceite vegetal más importante del mundo. Después se cambió por el aceite de semillas, al que se le creía más saludable al no elevar los niveles de colesterol LDL. Ahora ya se sabe que el aceite de coco eleva el colesterol HDL (y no el LDL), y que los aceites de semillas (girasol, maíz,…) sometidos a altas temperaturas contienen grasas trans que sí se asocian con un incremento de problemas cardiovasculares. Es más, la FDA acaba de prohibir el uso alimentario de estos aceites en EEUU. El mundo al revés.

Dentro de su porción grasa, un 15% son ácido caprílico y ácido láurico, ambos con acción antifúngica muy interesante en caso de candidiasis.

Además, “a diferencia de los ácidos grasos de cadena larga contenidas en las grasas animales, los ácidos grasos de cadena media son lo suficientemente pequeños para entrar en la mitocondria directamente donde luego pueden ser convertidos en energía”, afirma el Dr. Turner del Instituto Garvan de Sydney. Por lo que podría considerarse una ayuda para la pérdida de peso y para las personas hipotiroideas.

Por último, un detalle: su aroma dulce y rico, se debe a derivados de los ácidos grasos saturados, llamados lactonas.

¿Cuándo tomarlos?

Los polvorones suelen consumirse de postre, pero lo cierto es son un desayuno ideal tras haber hecho actividad física.