Imprimir

salsa de lino y remolacha

Una receta muy sencilla, rápida y versátil, cargadita de ácido alfa-linolénico (un ácido graso poliinsaturado, de la serie de los omegas 3), y betaína. Ambos con acción anti-inflamatoria.
Se puede servir como acompañamiento de una ensalada, de verduras al vapor o crudas, o de arroz integral, por ejemplo.
¡Una vez más, deja volar tu imaginación!
Y sobre todo… ¡saborea!

 

Ingredientes BIO

[4 comensales]

– 2 c/s de semillas de lino.
– 1 bola de remolacha.
– 1 c/s de aceite de oliva de primera presión en frío.
– Agua de calidad.
– Un chorrito de zumo de limón, recién exprimido.
– Una pizca de sal marina, no refinada.

Procedimiento

1. SEMILLAS DE LINO
Moler las semillas con la ayuda de un molinillo de café limpio, y pulsando el botón de forma interrumpida para no calentar las semillas. Tres pulsaciones son suficientes. Reservar.

2. REMOLACHA
Cocer la remolacha en agua que la cubra, con una pizca de sal y hasta que se pueda pinchar fácilmente con un tenedor. Una manera estupenda de cocinarla es al vapor.
Pelarla y desechar el agua de cocción (llena de oxalatos).
Reservar.

MEZCLAR ambos ingredientes, el aceite de oliva y el agua, con la ayuda de una batidora o de un procesador de alimentos.

SIRVE como acompañamiento de una ensalada, de verduras al vapor, o de arroz integral, por ejemplo.

NOTA: puede conservarse en el frigorífico durante 3 días, y en un bote de vidrio de calidad.

Si te sobran semillas de lino molidas, siempre conservar en el congelador en un bote de vidrio para evitar que se oxiden los omegas (ver indicaciones más abajo).

¡¡¡ A VUESTRA SALUD !!!

salsa de lino y remolacha

 

 

¿Por qué estos alimentos?

Semillas de lino

Fuente de ácido alfa linolénico, un ácido graso poliinsaturado de la familia de los omega 3 (w-3), que en el organismo (y si todo va bien) se metaboliza en prostaglandinas de la serie 3, con acción antiinflamatoria.

Las semillas de lino también son fuente de fibra; en concreto, si las dejamos a remojo veremos que el agua se vuelve mucilaginosa, resultado de la fibra soluble, por lo que es muy interesante para promover el tránsito intestinal. ¡Pero ojo! No consumir si se lleva varios días sin ir al baño, porque podría provocar un tapón.

CONSEJOS CULINARIOS:

Para que sus ácidos grasos no se oxiden, es imprescindible consumir las semillas recién molidas, y mantener el polvo sobrante en el congelador y en un bote de vidrio. Tranquil@, no se congelarán, porque carecen de agua.

¿Sabías que puedes conseguir la consistencia del huevo con las semillas de lino? Si eres intolerante o alérgico al huevo, te proponemos lo siguiente: con el fin de obtener la de 1 huevo, muele 1 cucharada sopera de semillas de lino y júntala con 3 cucharadas soperas de agua. Deja reposar la mezcla en la nevera y empléala como sustituto de los huevos en numerosas recetas tipo bizcochos o crepes.

Remolacha

Fuente de betaína (401mg/157g), folato (80µg/100g), vitamina K (305mg/100g), pro vitamina A (35 UI/100g). La betaína es anti-inflamatoria, antioxidante y apoya en los procesos de desintoxicación del cuerpo.

Limón

Gran fuente de vitamina C (38.7 mg/100g).

Aceite de oliva

El aceite de oliva se elabora a partir del fruto del olivo (Olea europea), la oliva. Una verdadera maravilla de alimento. Todo un lujazo poder disponer de aceites de oliva de calidad en España.

El aceite de oliva es fuente de ácidos grasos moninsaturados omega 9 (72.96 g/100g, que estimula el sistema inmune y protege frente a infecciones y cáncer), polifenoles (como el oleocantal, con acción anticancerígena), vitaminas A (protección de mucosas) y E (antioxidante en medios lipídicos).

Las variedades más ricas en polifenoles son: cornicabra, coratina, picual y changlot real.

Incrementa las HDL y disminuye las LDL, y gracias a su gran riqueza en omega 9 y en fitoquímicos (polifenoles y tocoferoles), previene la enfermedad cardiovascular. (Más información en estudio PREDIMED).

CONSEJOS CULINARIOS:

Elige un aceite de oliva virgen extra (AOVE), ecológico y de primera presión en frío (o extraído mediante procesos mecánicos), que esté presentado en botella de vidrio opaca, y bien cerrada.

Mejor, consúmelo crudo. Si cocinas con él, siempre a baja temperatura. Un aceite humeando significa un aceite lleno de grasas trans (que ya se forman a más de 70 ºC, y que se relacionan con el incremento en un 150 % más que las grasas saturadas en la Enfermedad Cardiovascular, la cual es la principal causa de muerte en España), además también se formarán benzopirenos y acroleínas, sustancias potencialmente cancerígenas. Y sobre todo, no lo reutilices.