Imprimir

Helado de mango (detalle)

Ayer entramos en A Tenda de Carme, una preciosa tienda BIO que hay en A Guarda (Galicia), y los ojos se nos fueron directos a una caja de mangos. Suerte la nuestra que eran españoles, y olíannnnn mmmMMmmm. Así que decidimos coger uno bien maduro y hacer la receta que hoy os presentamos.

Ya sabéis, veranito y heladito van de la mano.

¿Qué os parece hacer un helado de mango y plátano solamente?

 

Material culinario

1 recipiente de vidrio.

Batidora.

Rallador.

Tiempo necesario

2 horas mínimo de congelador.

10 minutos de preparación.

Ingredientes BIO

[4 personas]

1 mango grande y maduro.

4 plátanos maduros.

2 onzas de chocolate negro, rallado.

Un puñado de arándanos frescos.

NOTA: no hace falta endulzarlo, porque los plátanos y el mango ya le aportan un sabor muy dulce.

Procedimiento

Pela y corta el mango en trocitos. Por otro lado, pela también los plátanos.
Introduce los tacos de mango y los plátanos en el congelador, en un recipiente de vidrio de superficie amplia (tapado con un plato, por ejemplo).

Una vez congelados (2 horas mínimo), corta en trozos el plátano y tritura junto con el mango, con la ayuda de una batidora. Vete poco a poco, sin añadir nada, y hasta que quede una consistencia cremosa.

SIRVE en un vasito, y decora con el chocolate negro rallado y los arándanos frescos.

 

NOTAS:

Siempre que enfríes, emplea un recipiente de vidrio y nunca de plástico. Como ideas: un bote de vidrio de los que tienen cierre hermético, o un recipiente de vidrio tapado con un plato, por ejmplo.

El tiempo de congelado dependerá de tu electrodoméstico y de la temperatura. No te preocupes por ello, comprueba de vez en cuando y listo.

Recomendamos congelar el plátano entero, porque mejorará la consistencia final del helado.

 

¿Por qué estos alimentos?

En realidad lo que buscábamos con esta receta es palatabilidad, lograr semejar la textura de un helado, pero empleando alimentos BIO que podemos encontrarnos en verano, y dejando a un lado los edulcorantes artificiales, los kilos de azúcar, la leche, la nata,… Es decir, crear un helado lo más natural posible. Ya sabes, COME COMIDA REAL.

Mango

¿Sabías que forma parte de la familia de los anacardos? El mango (Mangifera indica) es una fruta oriunda de India, y en la actualidad ya se cultiva en varias partes del mundo, y España es una de ellas, donde además podemos contar con esta fruta BIO (este en concreto es de Málaga).

Nutricionalmente es muy interesante. Su color naranja es señal de fuente de carotenoides, que son precursores de la vitamina A (1.082 IU/100g). Destaca también por su contenido en vitamina C (36,4 mg/100g), calcio (11 mg/100g), y potasio (168 mg/100g).

En cuanto a fitoquímicos (o fitonutrientes, que no es lo mismo que fitosanitarios): es fuente de poliaminas (11,32 mg/100g) y polifenoles (14,46 mg/100g), concretamente flavanoles (proantocianidinas y catequina). Promueven rutas metabólicas antioxidantes y anticancerígenas en nuestro organismo.

Además, puede ser empleada como fuente saludable de carbohidratos (14,98 g/100g). Si has optado por seguir una dieta baja en cereales y en legumbres (tipo Paleo), incluso en semillas (protocolo dieta para patologías autoinmunes), el mango puede ser una buena base para tus desayunos. Para reducir su carga glucémica, acompañar de un poco de canela molida.

Plátano

Bananas, tan desprestigiadas y tan maravillosas. Son una fruta con poca agua, por eso no pueden ser comparadas con otra acuosa tipo manzana, y por eso la concentración de hidratos de carbono es mayor. Pero si nos fijamos en el peso de una pieza (118 g aprox) y lo comparamos con el de una manzana (182 g aprox), y observamos el contenido de azúcares (14,43 mg y 18,91 mg, respectivamente) veremos que nuestras creencias son totalmente erróneas. Así pues, disfruta de una buena banana, y pista. Y si te preocupa su contenido en hidratos de carbono, puedes echarle un poco de canela, que ralentiza la entrada de azúcares en sangre y además calienta (pues según la Medicina Tradicional China, el plátano “enfría”).

¡ Una banana a media mañana es lo mejor !

Fuente de potasio (358 mg/100g), que ayuda a equilibrar el agua del cuerpo al contrarrestar el sodio, mejorando la retención de líquidos, y la hipertensión; fósforo (22 mg/100g) y magnesio (27 mg/100g), muy interesantes para el sistema nervioso y los calambres musculares;  y provitamina A (64 IU) vista y mucosas.

Fitoquímicos: polifenoles como la catequina (1,340), la epicatequina (0,11), las proantocianidinas, y las antocianidinas (7,4).

Cacao

El cacao (Theobroma cacao) es un árbol que crece en la región ecuatorial. “Theobroma” significa “alimento de los dioses”, en griego.

Es fuente de minerales, proteína y fibra. Además destaca su alto contenido en polifenoles como la quercetina (25 mg/100g), catequina (20,5 mg/100g), epicatequina (70,36 mg/100g), epicatequina 3-o-galato (5,170 mg/100g), proantocianidinas, ácido ferúlico (24 mg/100g), resveratrol (0,04 mg/100g), lignanos (0,043 mg/100g). También es rico en poliaminas (0,4 mg/100g) y fitoesteroles (126 mg/100g). Todo ello supone una bomba muy saludable para nuestro organismo. Te animamos a leer el resto de su composición y muchos de sus beneficios aquí, o a prepararte otra delicia con cacao aquí.

Recuerda elegir cacao lo más puro posible, y BIO. Piensa que una tableta que ponga “50% de cacao” significa que la otra mitad de la tableta será azúcar y/o leche.

Arándanos

Ya comienzan las huertas en nuestro país a producir cada vez más frutos rojos, y poco a poco cada vez más en BIO. Nos alegramos muchísimo por ello.

Nutricionalmente destacan por su contenido en provitamina A (54 IU), vitamina C (9,7 mg/100g) y vitamina K – filoquinona (19,3 mg/100g).

Buena fuente de polifenoles (420,7 mg/100g); entre ellos, quercetina (1,27 mg/100g), proantocianidinas, antocianidinas, ácido cumárico (0,6 mg/100g), ácido ferúlico (2,3 mg/100g), resveratrol (0,67 mg/100g).

En definitiva, antioxidantes, anti-inflamatorios, anticancerígenos, cardiosaludables, ayuda a la salud ósea.