Imprimir
Una receta para regenerar la microbiota intestinal y neutralizar los tóxicos en los intestinos, mejorar la digestión y la función hepática, regular las funciones cardíacas y la diabetes, y reducir la fatiga y la fiebre.

Una propuesta para consumir pasados estos días locos navideños, en los que aunque no queriendo, se come de más.

Material culinario

Vaso.

Olla de acero inoxidable de calidad.

Batidor manual de huevos.

Tiempo necesario

Cocción: 10´

Ingredientes BIO

Kudzu.

Pasta o ciruelas umeboshi, no pasteurizadas.

Agua mineral de buena calidad, fría.

Procedimiento

Disuelve en una vaso de agua fría (es importante que esté fría o del tiempo, pero nunca caliente o templada) un cucharadita de café colmada de kudzu. Agita bien para que quede desleído.

En el cazo, pon la mezcla a fuego bajo, sin dejar de remover, y mantenla al calor hasta que cambie de color (de blanco tiza a gris claro). Este cambio se producirá transcurridos 3 minutos aproximadamente. Apaga el fuego y dejar enfriar un poco.

Añade media cucharadita de café, rasa, de pasta de umeboshi, o 1/4 de ciruela umeboshi. A partir de este punto, el brebaje no debe hervir.

SIRVE calentito. Disfrútalo preferiblemente en ayunas o antes de acostarte. Verás qué bien te sienta!

¿Por qué estos alimentos?

Es una receta muy fácil y saludable. Veremos qué potencial tiene…

Kudzu

Aún no siendo un alimento endémico en España, te hablamos de todas sus propiedades y usos en este artículo, en el que además hacemos una propuesta un tanto indecente.

Umeboshi

Las ciruelas umeboshi, que en realidad son albaricoques, son originarias de China pero su uso se ha extendido mucho en Japón y en Corea, y ya en el resto del mundo. Se escogen una variedad muy concreta de albaricoques verdes y se dejan secar en esterillas de arroz expuestas al sol durante el día y al aire libre durante la noche. Cuando se desecan, se ponen en barriles con sal marina y un peso encima (el mismo proceso que para hacer cualquier encurtido, como los pickles o el chucrut que te contamos aquí y aquí.). Así, el albaricoque como tal es sometida a un proceso de fermentación con hojas de shiso y sal durante 1-3 años. Con ello se consigue incrementar uno de sus elementos fundamentales: el ácido cítrico. El ácido cítrico es utilizado por nuestro organismo para descomponer el ácido láctico. Las hojas de shiso o perilla (Perilla frutescens) aportan minerales y añaden su poder antialérgico.

Según la Medicina Tradicional China (MTC) el propio sabor ácido de las umeboshi neutraliza el exceso de yan, mientras que la sal que contienen neutraliza un estado demasiado ying. Por tanto, son un alimento medicamento magnífico.

En el mercado puedes encontrar las “ciruelas” enteras, en concentrado o como vinagre. Este último es el líquido resultante de la propia fermentación de la ciruela con sal y shiso durante 3 años. Su sabor es también ácido-salado.

Propiedades populares:

  • Aporta minerales.
  • Aporta ácido cítrico que además ayuda a absorber mejor los minerales que contiene (magnesio, calcio, potasio y hierro).
  • Combate el cansancio y la fatiga crónica.
  • Es desintoxicante, pues estimula al hígado para que elimine sustancias de desecho y el exceso de colesterol.
  • Combate el mal aliento.
  • Alcalinizante, disuelta en un té de tres años (kukicha o bancha), reduce la acidez estomacal.
  • Útil para mejorar la digestión, porque promueve la secreción de saliva (en una cantidad como la punta de un cuchillo dispuesta bajo la lengua).
  • Para diarreas y estreñimiento.
  • Para el cansancio y en las anemias.
  • Como aplicación externa en el pie de atleta (diluir el concentrado en agua: 1/10).
  • En gripes y en procesos infecciosos.
  • En las picaduras de insectos y en las mordeduras de serpiente.

OJO! No las sometas a altas temperaturas.

Además de lo que hemos preparado, te propongo:

  • Mezcla media ciruela ume, cinco gotas de zumo de jengibre y una cucharada pequeña de tamari en una taza de té kukicha templada.

Es útil para combatir la fatiga, para la mala circulación, para activar el metabolismo y para el dolor de cabeza asociado a la menstruación.

Contraindicaciones de las ciruelas umeboshi: no abuses de ellas si tienes la tensión alta o eres de condición yang.

CURIOSIDAD:

¿Sabías que en España también podemos hacer este fermentado? Se hace partiendo de ciruelas verdes enteras y poniéndolas en agua con abuandante sal, como te explicamos en esta receta, y dejándolas entre 5-6 meses fermentando con hojas de shiso (que es una planta que ya podemos conseguir aquí, la que le aporta minerales y el color rosa característico).